ALAN PARSONS - MASTERCLASS

ALAN PARSONS - MASTERCLASS

Te contamos todo sobre una jornada de grabación con Alan Parsons. Sus técnicas y de las mas de 100 preguntas que este respondió, incluyendo sobre sus trabajos con Pink Floyd y Los Beatles.
ALAN PARSONS ASSR

 

Estimados seguidores, como venimos mencionando últimamente, Alan Parsons será noticia por estos días ya que estará presentando su show Alan Parsons Live Project en Sudamérica en las ciudades de Belo Horizonte, San Pablo, Río de Janeiro, Santiago de Chile, Rosario y Buenos Aires (ver más).
En este artículo no vamos a hablar de su faceta como músico, sino de su carrera como prestigioso ingeniero de  sonido, y nada mejor que recordando la Masterclass que realizó en Buenos Aires en Setiembre de 2012. (For a english versión please click here)

Para los que no lo saben Alan, junto con importantes colaboradores como Julian Colbeck, lanzó hace poco un extraordinario programa llamado ASSR (Art - Sound – Science – Recording) que pone al alcance de muchos aficionados la posibilidad de introducirse y desarrollar proyectos de grabación, a un nivel musical muy competitivo. Este programa se desarrolla por internet (también se comercializa en formato DVDs) donde el propio Alan, junto con exitosos productores y músicos aportan toda su experiencia en este programa.

Allí se recorren desde los conceptos básicos del sonido, técnicas de microfoneo, consolas analógicas y digitales, compresores, ecualizadores, construcción y acustización de la sala de grabación y de control, llegando incluso hasta realizar una novedosa grabación on-line remota. Para nosotros que transitamos este programa, más allá de los conceptos que son vitales, Alan nos sorprende cuando nos cuenta como los aplicó durante su carrera: por ejemplo cuando habla de consolas de mezcla lo hace sentado desde la TG12345, si, la misma que utilizó en la grabación de “The Dark Side of the Moon”, te aseguro que se te eriza la piel al escucharlo hablar. También son muy importantes los consejos de varios productores y músicos de renombre mundial, relativos al aspecto artístico del tema. Luego un examen on-line te permite conocer cuanto aprendiste y que te queda por reforzar.

 

Alan Parsons en la mezcla de The Dark Side of the Moon

 

El segundo punto, para nosotros más importante es que Alan pone las cosas a nuestro alcance, en especial para estas latitudes donde comprar tecnología es caro y últimamente bastante complicado. Si bien en el programa aparecen micrófonos de miles de dólares, consolas y equipos de millones, a no desalentarse, él demuestra que con la tecnología actual y muchísimo menos inversión se pueden hacer muy buenos trabajos. Sin ir más lejos relata también como superó las limitaciones tecnológicas de los años 70 para lograr increíbles resultados con The Beatles, Pink Floyd y numerosos álbumes en los que participó. ¿Cuesta creerlo no? pero veámoslo en la práctica:

TODO SOBRE UNA “MASTERCLASS”
En Setiembre de 2012 y gracias a la gestión de Mercedes Onorato y del Indio Gauvron de Sound Pro Latin America, tuve el privilegio de asistir a una jornada entera de grabación y mezcla en el Estudio “El Pie”, para plasmar el tema “Una canción de Amor” con Alejandro Lerner (Floydeano también como pocos) y su banda. Alan con su metro noventa y pico y una campera californiana ingresó al estudio con una puntualidad inglesa y ante la mirada de 40 especialistas locales.

No le costó mucho ponerse de acuerdo con Alejando Lerner (a quien definió como una especie de Elton John argentino) respecto del proceso de grabación y de la orientación que le daría al tema. Luego siguió con la elección de los micrófonos ( AKG C1414 y C451, Neumann U67 y U87, Sennheiser MD 421 entre otros) y la preparación de los canales en la consola SSL 4040 apoyado por dos asistentes que trabajan en ese estudio. No había pasado una hora y ya había brindado decenas de respuestas a nuestras consultas, desparramado consejos y advertencias para evitar cometer errores; todo ello basado en sus miles de horas de experiencia en esta actividad.

Sobre una base grabada que trajo Alejandro, se comenzó con la grabación de las bases rítmicas con la batería, bajo y una de las guitarras en simultáneo, induciendo errores de manera intencional (dejó la sala del amplificador de guitarra abierta para que se metiera algo de ella en los micrófonos de ambiente de la batería), cosa que después en la mezcla no traería ningún tipo de problemas.

Luego vendrían los teclados, primero el viejo piano de Alejandro (que reside en el “Estudio El Pie” desde hace algunos años). Pero a Alan algo no le cerraba y sugirió ante la sorpresa de Alejandro usar el Hammond. ¿Quién se lo iba a discutir no? Así que entramos con el a la sala a microfonearlo. Conocedor yo del tema gracias a la sofisticación del género sinfónico y progresivo, me clavé al lado de la caja Leslie, por lo que termine ayudando a Alan a colocar los dos micrófonos para cada una de las dos bocinas que este posee. (¡Momento memorable en mi vida solo comparable con el nacimiento un hijo!). Cuando Alejando comenzó a tocar, todos nos sorprendimos por lo bien que se escuchaba en el control.

 

Alan explicando sus preferencias de microfoneo de batería

 

Luego se grabaron los solos de guitarras en varias oportunidades, que más tarde se usaron en tres versiones en simultáneo en diferentes canales.

Finalmente se grabaron las voces principales y los coros, nuevamente con acertadas sugerencias de Alan. Para esta altura, estimo íbamos por la pregunta número 100, que como gentil británico, respondía una a una con lujo de detalles, mientras no dejaba de operar la consola.

Por la tarde comenzó la mezcla, los dedos de los asistente volando entre la Mac y los racks configurando y conectando lo que Alan solicitaba. Mientras esto ocurría, motivado por el propio Alejandro, desfilaban nuestras preguntas (algunas míticas incluso) se enfocaban ahora a sus trabajos con Pink Floyd, The Beatles, Piramyd, etc. Increíblemente respondía todas. ¿Sabían que luego de “The Dark Side of the Moon” le dijo que no a nuevo álbum de Pink Floyd, para iniciar su carrera con The Alan Parsons Project?. ¿Qué increíble no?  La banda tuvo que convocar a Brian Humphries para Wish You Were Here.

Siguiendo con la MasterClass una cámara enfocó todos los detalles de lo que hacía Alan en el Mixer. Mientras esto ocurría explicaba de motu propio el motivo de por qué hacía lo que hacía. El propio Alejando a quien le habían manipulado bastante su idea original se lo veía muy contento con el resultado.
Ya era de noche cuando la pre mezcla estaba al 90 % de su producción. Como era de esperarse el resultado era excelente. La escuchamos unas cuatro veces al menos y ya estábamos todos convencidos incluso el propio Alejandro. Como dato adicional Alan usa muy pocos efectos, algunos buenos compresores y ecualizadores. Prefiere la mejor microfonización y corregir o compensar lo menos posible. Es por ello que cuando uno escucha algo en lo que el participó, los instrumentos están perfectamente separados, claros y en general con la reverberación natural de la propia sala.

Aplausos para el maestro que además de haber hecho un trabajo profesional respondió más de 150 preguntas en las 10 horas que duró la jornada. Luego vinieron las fotos, firma de autógrafos y el saludo final.

Es admirable que un profesional como él, dedique buena parte de su tiempo a este tipo de “docencia”, transmitiendo toda su experiencia y motivando a músicos y productores a lanzarse en el tema haciendo bien las cosas, no desalentándose para nada ante las limitaciones y la falta de recursos.
Gracias Alan, nunca vamos a olvidar ese día.

 

Alan y Gustavo de Rocksinfonico.com

 

Para finalizar mi increíble experiencia personal con Alan Parsons:

“El año previo a la MasterClass, tomo un vuelo de Copa Airlines para regresar a Buenos Aires, y antes de despegar identifico a Alan Parsons y a Lisa su esposa sentados a dos butacas de la mía. Segundos antes del despegue, una señora mayor se desmaya y el piloto tiene que abortar es despegue. Alan preocupado por saber el motivo del incidente, pedía a la tripulación que le comentaran en ingles lo que pasaba, por lo que con la rapidez argentina que nos caracteriza para ciertas cosas, voluntariamente oficié de traductor para la pareja. Cuando ya estaba todo más tranquilo (y todos fuera de peligro detenidos ahora cerca de un hangar para que ingresaran los paramédicos) humildemente le comente que yo también era ingeniero y me sorprendió diciéndome que el no había estudiado, que se había formado trabajando en la era dorada de Abbey Road para prestigiosos profesionales, experimentando con todo lo que tenia a mano y leyendo. Luego me preguntó qué equipos yo tenía?; creo que nunca me sentí tan desconcertado como en ese momento, que un tipo que manejó consolas de millones y grabó el mejor disco de la historia, me pregunte eso a mi, que solo tengo 16 canales…Y así me introdujo en el acertado concepto del ASSR y me dio a entender que tal vez yo tenga ahora más recursos que los que él contaba a principios de los 70s. Me aconsejó experimentar técnicamente con todo lo que esté a mi alcance, cosa que hago hasta la fecha. Los 40 minutos restantes hasta el despegue definitivo, la pasamos hablamos de su carrera, su banda y temas míticos desde The Beatles, Pink Floyd hasta su último trabajo (en un artículo futuro puedo ahondar en más detalles sobre esto).

Tengo que agradecer sus consejos ya que después de esto, leí muchísimo del tema, tomé cursos, calculé y construí mi propia sala bajo los lineamientos comentados con una inversión moderada,  y comencé a lograr resultados que antes no podría haber ni imaginado. Me sentiría dichoso de lograr un 10 % de su magia.


Rocksinfonico.com
 

 

Categorias:

Comentarios